Auteur, Coral, Drama, Emo, Epochal, Experimental, Folk, Indie, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Nuovo Cinema Italiano, Romance, Steven Soderbergh, Storytelling, Vacacion, Wong Kar-wai, World

Eros

Eros es la pieza colaborativa entre Michelangelo Antonioni, Wong Kar-wai y Steven Soderbergh sobre el basto tema del erotismo. Ya somos testigos de varios ejercicios de este exquisito objetivo, New York Stories, la misma Paris, Je t’aime o Tokyo! pero han sido más geográficos que un ejercicio de género como el porpuesto por estos tres directores.

El primer segmento se llama The Dangerous Thread of Things del maestro Antonioni y aborda el erotismo desde el clasicismo italiano, una geografía paradisiaca, un hombre en conflicto, dos mujeres hermosas. Un planteamiento que evoca la ansiedad y la angustia de los humanos que tienen su pareja al lado para exigirle esto que ya no pueden ofrecerles, pero que cuando se lo ofrece ya no es lo que les apetece. Un juego donde las víctimas buscan salidas fáciles y donde los victimarios permanecen insatisfechos. Siendo sinceros fue el que menos me gustó, la aproximación del maestro me parece un poco quedada, sin ritmo, ralentizada en unas actuaciones demasiado teatrales donde la historia no es muy consistente y el final llega inesperado pero medio absurdo.

El segundo segmento es encantador. Equilibrium de Soderbergh es erótico sin serlo explícitamente, es narrativa pura, descripción y eso fue más erótico que mostrar miles de desnudos. Soderbergh es un director maduro y seguro de si mismo, sabe lo que quiere; su estilo tiene humor, juegos de cámara, excelente fotografía y una narración impecable.

La peli termina con el segmento de Wong Kar-wai, una historia refinada bajo la paleta de Christopher Doyle que más profundo y extremo no muestra un sólo desnudo, su erotismo se siente a través de las telas, las relaciones carnales son concebidas de pensamiento y su delicadeza aborda exquisitamente una historia de amor imposible, una fantasía entre una señora, su satre y las manos que se tocan.

Estos ejercicios, estas colaboraciones son bien interesantes. Es el estudio de grandes directores haciendo lo que les gusta desde la comodidad de lo que les gusta. Es cine independiente libre y descarado. Una forma sana de entender el cine de verdad, sin pretenciones, sin elucubraciones demasiado elaboradas, simplemente el gusto por contar historias.

Standard
Auteur, Indie, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Vacacion, Wong Kar-wai

My Blueberry Nights

My Blueberry Nights

My Blueberry Nights es la última peli de Wong Kar-wai que llegó a Colombia y es del 2007. No hemos sido muy afortunados con el cinema chino pues a pesar del gran éxito que ha tenido en Venecia o Cannes siempre nos llega muy tarde este material si es que llega, esta peli por ejemplo sólo llego a las videotiendas. Y aunque sólo tuvo dos nominaciones Wong es un director que merece estar en nuestras carteleras con mucha más presencia.

Aunque la peli es bastante bonita, no deja de parecerme un poco pasajera. Un melodrama de una mujer traicionada por su novio, crédula, noble e ingenua y un dueño de un café solitario, aún enamorado, aún herido. Sin embargo las historias de la ex-esposa del policia alcohólico, la mujer atrapada en su adicción por el juego y el mismo policia son para mi los que salvan la peli.

Destaco la belleza inconmesurable de Rachel Weisz que se ve mejor que nunca (las mamás tienen un toque erótico muy basto y la Weisz acababa de filmar The Fontain de Aronofsky y tener su hijo; dicen en esta peli filmaba mientras lo amamantaba – por dios que imagen), la actuación espectacular de David Strathaim como policia alcoholizado, muy bien por Natalie Portman que aparece completamente diferente retándose con papeles que no la encasillan y muy bien por Norah Jones con su primera peli como actriz principal. Jude Law bastante regular pero tampoco desentona.

No es mi peli favorita, siento que aunque bonita se siente la ausencia de Christopher Doyle quien era una insignia en las pelis de Kar-wai y hay una presencia musical muy importante que logra ambientar en una sensación plausible toda la peli

Buena para un domingazo.

Standard