Vacacion

Chimpanzee


Para los que vimos, y nos gustó, African Cats de la casa Disney Nature hay una gran sorpresa en cartelera comercial, en estos momentos. Alastair Fothergill nos trae de nuevo una increíble historia que raya en el drama pero que sigue siendo un gran documental de animales salvajes en lo más profundo de los paisajes africanos, esta vez acompañado de Mark Linfield.

El paraje es Uganda, Costa de Marfil y con la colaboración de Tim Allen como narrador este par de documentalistas nos traen la historia de Oscar en Chimpanzee. Oscar, es un pequeño chimpancé que vive con su grupo familiar recogiendo nueces y frutas o eventualmente cazando -no sabía que también eran carnívoros pero es una buena enseñanza que deja el documental. Su statu quo se ve amenazado por otro grupo de chimpancés que merodean sus territorios y quieren apoderarse del gran patio de las nueces, un manjar irresistible para cualquiera de estos animales. Al igual que en African Cats, la edición nos muestra una historia muy bien elaborada, con personajes sólidos, unos muy tiernos y otros antagónicos presentes fuertemente en el drama de dominio territorial. Sin embargo un nuevo protagonista aparece: La Selva.

En African Cats, las estepas dominaban los panoramas. La acción más común era el trote y la cámara en «tiempo de bala» era perfecta en la cacería de los felinos dentro las grandes manadas. El narrador era Samuel L. Jackson y su tono también encajaba perfectamente en el tono narrativo de acción pura. Aquí en Chimpanzee, los protagonistas están colgados en los árboles y el ambiente juguetón descolgándose de rama en rama es propicio para una música pintoresca llena de trombones, pianos, tambores y mucho swing. Esta vez el efecto predilecto por el par de cinematógrafos y el departamento de edición es el «paso del tiempo» que es una técnica de grabación donde se toman cuadros en lapsos mucho más largos que lo normal -por ejemplo un cuadro cada minuto- dando la sensación de aceleración de elementos imperceptibles a la observación ordinaria. De esta forma es que sentimos que La Selva se mueve, se acomoda, respira. Y dentro de esta selva estos chimpancés parecen incansables y muy felices. Tim Allen tiene un tono diferente a Jackson, acomoda chistes y es tan juguetón como ellos mismos, sin embargo, y es un gran aporte a este formato, el hecho de estar filmando chimpancés los hace muy cercanos a los humanos y en algunos momentos parecen estar actuando.

Los chimpancés son tiernos, son sociales, son agresivos y son jerárquicos. Con unas finas pinceladas del montaje, son también irascibles, vulnerables y temerosos de las tormentas. Casi que podemos decir que hay planteamientos psicológicos y desarrollos de personaje en la pieza de Fothergill y Linfield. Chimpanzee es un éxito entretenido del formato documental al que nos tiene acostumbrado Disney Nature.

Standard
Action, Adventure, Alastair Fothergill, Documentary, Exploitation, Hollywood, Keith Scholey, Miguel Vaca, Movie, Storytelling, Vacacion

African Cats

Efectivamente me vi este documental. Pero no lo hice en salas hace un año sino en TV, hace poco en HBO Family 😉

Alastair Fothergill y Keith Scholey son un par de productores de documentales naturalistas que nos traen una historia de dos madres felinas en Africa, más exactamente en las reservas naturales del Parque Natural de Kenia. Una de las historias es sobre Layla, una leona entrada en años que cuida de su cachorrita Mara y la otra es sobre Sita, una guepardo al cuidado de cinco gaticos.

Soy aficionado a las crónicas de carnívoros de National Geographic y aunque a primera instancia son un par de historias muy tipo Disney (el estudio distribuidor es Disney Nature), están cargadas de buen drama. Las estaba viendo de desparche (la rotan muy en la noche) y me cautivó la producción tan grande de cámaras, grúas y tomas que ofrecía. En serio parecía estar viendo El Rey León. Los animales parecen posando en maravillosos paneos, las tomas aéreas de los leones le aportaban una majestuosidad impresionante y a pesar que hubiera podido ser aún más fuerte, no lo recomiendo a cualquiera que tenga gatos en casa, los momentos de tensión y drama podrían afectarlos considerablemente.

Yo siempre me pongo de parte de los carnívoros y por eso disfruté de la pieza sin embargo lo más bonito fueron los intentos de invasión del reino del norte comandados por Kali y sus cuatro hijos. La presentación y la solemnidad de estos felinos repito parecen sacados de un argumental.

Standard