Actor, Comedy, Hollywood, Miguel Vaca, Vacacion

Harold Ramis (1944–2014)

harold-ramis

Harold Ramis muere ayer lunes producto de una reacción inflamatoria autoinmune que le arrebata la vida a sus 69 años. Más allá de haber actuado y ser un reconocido comediante en Hollywood, ser el escritor de Meatballs, Caddyshack, Ghosbusters, Analyze This/Analyze That, este blog lo recuerda con gran cariño por su obra maestra: Groundhog Day.

Groundhog Day no sólo es una obra maestra que puede hacernos llorar, reír, entretenernos; Groundhog Day tiene chispas de genialidad en sus actuaciones, en su montaje, su idea, sus líneas y, en general, en su realización; para mi es perfecta y es mi cinta favorita. Detrás de ella, obviamente está ese Bill Murray, Andie MacDowell, Chris Elliott, Stephen Tobolowsky pero sobre todos ellos está Harold Ramis.

De nuevo, más allá que hayan quedado proyectos inconclusos en este momento por su partida el vacío que deja va a ser bien complicado de llenar.

Le deseamos Paz en su tumba.

Standard
Action, Actor, Adventure, Auteur, Comedy, Coral, Drama, Emo, Epochal, Fantasia, Folk, Harold Ramis, Hollywood, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Obsessed with Film, Romance, Sci-Fi, Storytelling, Thriller, Vacacion

Groundhog Day

Han pasado 18 años desde que Harold Ramis nos sorprendió con esta maravillosa obra. Para mi una de las mejores historias jamás contada en cine. Una hitoria de Danny Rubin que tiene todas las características de la perfección y que encajan perfectamente con el estilo de este blog. Es una historia sencilla nada complicada, que plantea el nudo dramático perfectamente en el momento indicado y desencadena el giro sin apresurarse con un final impredecible y encantador. Además la peli hace partícipe al director-escritor (otra característica de la cual somos fanáticos) pero es tan compleja que no puede ser clasificada en un sólo golpe de voz, hay que revisarla una y otra vez para reconocer que es una comedia, un drama, un thriller de suspenso, una peli para chicas (o «chick-flick» que llaman), una peli existencialista o una perfecta cita para un sábado en la mañana.

La peli se puede analizar desde muchos puntos de vista, siendo el más débil la actuación de Andie MacDowell que sin embargo en su papel de toda la vida logra un desempeño aceptable. De resto todo es magnífico. Impresionante Bill Murray que su personaje repite una y otra vez un día como si fuera una maldición, hace partícipe al espectador que es consciente de esta situación y vive con él la extrañeza, la ansiedad, la rabia, el desespero, la negación de esta terrible condena. Murray logra desenvolverse muy bien y desarrollar su papel al máximo; si, también es Murray haciendo de Murray, lo sabemos, lo hemos dicho muchas veces en pelis como Zombieland o Broken Flowers donde a pesar de ser ese personaje vanidoso y egocéntrico logra esa calidad de frescura y empatía en la pantalla difícil de igualar por otro actor.

Pero quisiera hablar más allá de los elementos súper destacados de la producción y la dirección de la peli, como la edición musical (George Fenton), la cinematografía (John Bailey) que nos permite entender la extensa filmación como la eternidad en un mismo día o el mismo montaje (Pembroke J. Herring) que por lo mismo después de colectar muchas escenas, muchas tomas, como dice Jarmusch, lograron darle una continuidad asombrosa a la historia. Todo esto llevo a esta pieza a una posición importante en la historia del cine y obtuvo reconocimientos importantes incluído mejor guión en los BAFTA’s. Sin embargo estoy fascinado por la historia, una narración casi mítica sin un porqué o una justificación, no hay tampoco una respuesta correcta y sin embargo es un héroe atrapado en una maldición temporal por el resto de su inagotable existencia. Tiene connotaciones dramáticas griegas, es una obra clásica.

Recientemente leía un artículo de cuánto tiempo realmente ha vivido Bill Murray en Punxsutawney. La peli me la he visto unas dos o tres veces completas y las primeras veces entendí el paso de unos cuantos meses por las pistas que da el personaje para adquirir y desenvolverse de la forma en que lo hace en cada toma; cada vez que Murray y su naturalidad abordan un tema, por ejemplo ser diestro en el arte de botar cartas irrebatiblemente pueden pasar dos o tres meses, esculpir hielo un par de años o aprender poesía otros tantos más. Si la pregunta es cuántos días pasa Murray realmente ni siquiera Ramis con su respuesta de «…8 años, 8 meses y 16 días» es ligeramente acertado. Digamos que palpablemente el espectador observa 38 días que transcurren frente a sus ojos, asumiendo que cada día aprendió algo o hizo algo destacable y si tomamos los días que enumera sus múltiples intentos de suicidio, el tiempo que pasó jugando cartas, los días de ocio y desesperación digamos que por encimita ya llevamos setecientos cincuenta y pico días transcurridos.

Cuando uno verdaderamente siente que hay tiempo pasando por detrás de nuestros ojos suceden cuatro hechos indiscutibles, Murray recita poesía, habla fluídamente francés, se hace maestro en esculturas de hielo y maestro en el piano. Guiado en un artículo de Simon Gallagher del blog Obsessed with Film celebrando el 2 de febrero traté de hacer mi cuenta mirando la peli (el ejercicio es realmente divertido si lo quieren llevar a cabo), palabras más palabras menos, refutando unas cosas y aceptando otras, logré una cifra redonda de casi doce mil novecientos días, algo más cercano a 35 años y tres meses. Una locura de carácter esquizofrénico que me puso a pensar en otras hipótesis. Por ejemplo, asumiendo que la MacDowell interpreta a una frígida y delicada mujer, ingenua princesa que brinda por la paz mundial cada vez que puede, ¿Phil Connors simplemente no se volvió loco al intentar seducir a una mujer de ese perfil? ¿Estas princesitas no tienen un complejo más serio, como el de Electra donde no son capaces de relacionarse con alguien de su edad, digamos unos 38 años sino abuelos de 70, 75 o 78 años (si le sumamos la verdadera edad intelectual de Phil, el día que la conquistó)?

En fin, la peli es exquisita y deja mucho que pensar y Ramis, puede ser cercano a un genio ¿no?

Standard
Comedy, Drama, Hollywood, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Peter Weir, Romance, Vacacion

Green Card

Los años no llegan sólos y acarrean desgaste en nuestros cuerpos mortales. Lo digo no porque esté sufriendo alguna dolencia, porque me sienta cansado o no tenga un espíritu joven y emprendedor, lo digo porque no existe otra explicación para ver esta peli y terminar en llanto.

Peter Weir es un buen director que nos sorprende con historias maravillosas y casi siempre conmovedoras; en 1985 Witness un thriller de acción (raro en su portafolio) que nos habla de la vida Amish, en 1989 lloré a moco tendido con Dead Poets Society, en 1990 salí sonriente con Green Card, casi entrando a la universidad me enamoré de él en 1993 con Fearless pero el amor no duró tanto y en 1998 apenas me satisfizo con The Truman Show. Son pelis de historias bonitas, que exaltan la bondad y la humanidad que a veces se nos pierde entre la cotidianidad, la indiferencia o el mismo morbo.

No es tan prolífico como otros realizadores y se toma su tiempo para hacer sus pelis, no siempre con el mejor resultado por ejemplo Master and Commander: The Far Side of the World) pero casi siempre si deja algo en qué pensar.

Green Card es la historia de una niña bonita llamada Brontë, interpretada por Andie MacDowell, que quiere cambiar el mundo sembrándolo de flores, por el otro lado, Gérard Depardieu, según Bernardo Hoyos el mejor actor francés, interpreta a Georges, un francés tosco que no terminó su escuela secundaria y que está buscando una oportunidad en Estados Unidos mediante un matrimonio por convenniencia con Brontë.

El drama termina volviéndose una delicada comedia y la historia termina desarrollándose armónicamente.

Si no es porque Weir es un muy buen director, la historia está bien desarrollada y la actuación de Depardieu es fenomenal no se qué diablos haría MacDowell en la peli. El eterno papel de mojigata e ingenua no se acaba nunca y se repite desde Sex, Lies, and Videotape hasta Groundhog Day o Four Weddings and a Funeral. Qué fastidiosa reiteración sin evolución la de esta mujer, hasta Tom Cruise ha tenido sus visos de originalidad dos o tres veces en su carrera.

En fin, la peli súper entretenida y la delicada presencia de Hans Zimmer en la peli hacen de esta peli un producto delicioso para un fin de semana encamado y arrunchado.

Standard
Auteur, Drama, Indie, Miguel Vaca, Movie, Steven Soderbergh, Storytelling, Vacacion

Sex, Lies, and Videotape

Sex, Lies, and Videotape de Steven Soderbergh es una peli que me quería ver hace mucho y pues me tocó en Cinemax aprovechando que la están dando por estos días.

Pero Sex, Lies, and Videotape y Soderbergh también fueron muy recordados en el reciente festival de Sundance, hace veinte años a pesar de no ganar el gran premio del jurado, se ganó el premio de la audiencia y además fue una peli que para ellos cambió el rumbo del cine independiente pues lo puso definitivamente en el mapa. Hay que recordar que primero el cine independiente era subterráneo, de bajo presupuesto y muy, muy bajo perfil. Sex, Lies, and Videotape fue de las primeras pelis de este corte que ganó un festival grande como Cannes, tuvo grandes nominaciones en los Golden Globes y fue incluso nominada a mejor guión original en los Oscar de La Academia.

Es divertido ver un Soderbergh tímido, un tanto torpe pero tratando como siempre de tener sus mejores planos con una música muy bien escogida y con texturas en pantalla llenas de riqueza, claramente, me refiero a los cortes de celuloide con las tomas de las videocintas del personaje de James Spader.

Es una interesante peli de diálogos y estructura psicológica donde casi teatralmente la peli se reparte en cuatro personajes interpretados por Andie MacDowell una sureña de asunsiones mojigatas que no tiene relaciones con su marido, Peter Gallagher que a su vez le es infiel con su hermana, Laura San Giacomo que se estremece por este oscuro y pervertido personaje de Spader.

Soderbergh en su opera prima deja entrever su más puro estilo y nos cautiva con una historia sencilla, honesta, con un contenido fuerte muy bien elaborado.

Standard
Fantasia, Miguel Vaca, Mike Newell, Vacacion

Harry Potter and the Goblet of Fire

The Goblet of Fire

Esta peli es dirigida por Mike Newell gran sorpresa al ver que conozco más de dos pelis en un director de la franquicia (bah! después revisé y también conozco más de dos con Cuarón y con Columbus); Newell no tiene un perfil definitivo pero me deja un leve tufillo a pelis de serie B como comedias románticas en fin un tipo extraño. Me gusta Donnie Brasco con Johnnie Depp,  Al Pacino y Michael Madsen, me gusta Four Weddings and a Funeral con Hugh Grant, Kristin Scott Thomas y Andie MacDowell, no me molesta demasiado Mona Lisa Smile con Julia Roberts, Kirsten Dunst, Julia Stiles, Maggie Gyllenhaal y Ginnifer Goodwin y siento que tiene un gran sentido del humor recapitulando su portafolio para televisión.
La historia en este capítulo, como lo decía anteriormente, se vuelve trágica y siento que Newell la trató con un buen respeto y delicadeza. El gran problema es que los actores son muy jóvenes, neonatos y no toda la actuación puede sobrecaer sobre los hombros de las estrellas; en este caso Timothy Spall, Jason Isaac, Robbie Coltrane, Michael Gambon, Maggie Smith, Alan Rickman, Brendan Gleeson, Miranda Richardson, Gary Oldman y Ralph Fiennes. Siento entonces que hace falta mucha fuerza a nivel de forma pero que Newell hizo un gran esfuerzo y que Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint y Robert Pattinson como Cedric Diggory pudieron esforzarse al máximo pero les hizo falta mucho tramo para llegar a una posición honrosa.
Lo divertido de la peli es la primera gran aparición de Voldemort encarnado por Ralph Fiennes. Usando un maquillaje sobrio pero definitivamente perverso la historia gana un personaje villano de características épicas.

Esta peli es dirigida por Mike Newell gran sorpresa al ver que conozco más de dos pelis en un director de la franquicia (bah! después revisé y también conozco más de dos con Cuarón y con Columbus); Newell no tiene un perfil definitivo pero me deja un leve tufillo a pelis de serie B y comedias románticas, en fin, un tipo extraño. Me gusta Donnie Brasco con Johnny Depp,  Al Pacino y Michael Madsen, me gusta Four Weddings and a Funeral con Hugh Grant, Kristin Scott Thomas y Andie MacDowell, no me molesta demasiado Mona Lisa Smile con Julia Roberts, Kirsten Dunst, Julia Stiles, Maggie Gyllenhaal y Ginnifer Goodwin y siento que tiene un gran sentido del humor recapitulando su portafolio para televisión.

La historia en este capítulo, como lo decía anteriormente, se vuelve trágica y siento que Newell la trató con un buen respeto y delicadeza. El gran problema es que los actores son muy jóvenes, neonatos y no toda la actuación puede recaer sobre los hombros de las estrellas; en este caso Timothy Spall, Jason Isaac, Robbie Coltrane, Michael Gambon, Maggie Smith, Alan Rickman, Brendan Gleeson, Miranda Richardson (quien ya había trabajado con Newell en Dance With a Stranger), Gary Oldman y Ralph Fiennes. Siento entonces que hace falta mucha fuerza a nivel de forma pero que Newell hizo un gran esfuerzo y que Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint y Robert Pattinson, como Cedric Diggory, pudieron esforzarse al máximo pero les hizo falta mucho tramo para llegar a una posición honrosa.

Lo divertido de la peli es la primera gran aparición de Voldemort encarnado por Ralph Fiennes. Usando un maquillaje sobrio pero definitivamente perverso; la historia gana un personaje villano de características épicas.

Standard