3D, Action, Adventure, Bryan Singer, Comic, Epic, Epochal, Exploitation, Hollywood, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Sci-Fi, Storytelling, Thriller, Vacacion, War

X-Men: Days of Future Past

xmen_days_of_future_past_ver4_xlg

Siete pelis se han hecho con mutantes dentro del Universo Cinemático de Marvel (MCU) en FOX. A saber: X-Men, X2, The Last Stand, Origins, First Class, Wolverine y ahora Days of Future Past. Siete pelis en las cuales no hay mucha concordancia a los comics, ni a la serie animada, sino más bien han sido la excusa para lanzar una extensa franquicia cuyo único elemento aglutinante, y subsecuente protagonista, se lo ha llevado insospechadamente James Howlett, por unos conocidos como Logan por la mayoría de nosotros como Wolverine.

No importan los arcos, ni los guiones, ni si las adaptaciones fueron buenas o si algunos directores fueron mejores que otros. De tanto en tanto, en este MCU de FOX, todos han tenido graves indulgencias que a la postre han generado vacíos en sus conjugaciones. De esta forma no hay buenos ni malos entre Bryan Singer, Brett Ratner, Gavin Hood, James Mangold o Matthew Vaughn; todos sin excepción dieron más relevancia y prioridad a Mystique (Jennifer Lawrence/Rebecca Romijn), al ya nombrado Wolverine (Hugh Jackman), desarrollaron de ceros figuras como Rogue (Anna Paquin), Phoenix (Famke Janssen), Sabertooth (Tyler Mane/Liev Schreiber) o hicieron ridículos a otros tantos como Cyclops (James Marsden), Deadpool (Ryan Reynolds), Gambit (Taylor Kitsch) o Angel (Ben Foster); pero sobre todo en su común denominador, la anarquía, las historias no concordaban; unas veces Charles Xavier (Patrick Stewart) estaba condenado a su silla de ruedas, mientras en otras campantemente caminaba frente a las cámaras; en unas Emma Frost era una joven adolescente (Tahyna Tozzi) y unas décadas atrás era una despampanante mujer (January Jones); o la mejor de todas en una época Bolivar Trask era un enano (Peter Dinklage) y unas décadas después se convertía en negro (Bill Duke).

X-Men parecía entonces que no se podía juzgar como un universo cinemático coherente pero de alguna forma habían logrado conquistar un borroso camino narrativo, entre todas sus salidas. Después de las estocadas recibidas por The Last Stand y Origins, sin importar las buenas taquillas, la franquicia parecía moribunda hasta que Matthew Vaughn, producido por Bryan Singer, planteó una especie de arco de origen con First Class y todo tuvo una nueva luz de esperanza, justo cuando FOX más lo necesitaba. Singer aprovechó esa luz e intercambió papeles con Vaughn. Partió de los planteamientos de First Class, generó una formidable campaña de expectativa recogiendo la estética de Vaughn y trajo dos items que los fanáticos pedíamos a gritos (A) los centinelas y (B) alguno de los arcos de la serie animada.

Days of Future Past aparece como un excelente paso hacia una gran y más sólida franquicia. Mientras, Vaughn establecía una confrontación entre los mutantes de Xavier y The Brotherhood of Evil Mutants de Sebastian Shaw (Kevin Bacon) el contexto del final de los 60’s parecía aceptarlos con una buena tónica y una excelente ambientación. Tanto el comic como el contexto histórico fue excelentemente aprovechado y se alcanzó la cima de calidad y narración en la franquicia. Vaughn, de alguna forma rehizo el relato explotado en X-Men (2000) y replanteó desde allí el inicio de los mutantes con una nueva dosis de grandes actores. Singer fue ambicioso y pensó que era la oportunidad perfecta para unir los dos repartos y Days of Future Past le calló como anillo al dedo.

El problema eran los vacíos narrativos que la anarquía de X-Men había desarrollado dentro de FOX. Singer fue contratado para resolver el tema y poder establecer un universo donde se pudiera producir filmes a largo plazo y utilizó una solución deus ex machina, un poco facilista, sostenida en los viajes a través del tiempo. Al modificar algo del pasado no podemos asegurar que el futuro no sea alterado y si este evento del pasado es grandilocuente pues sus consecuencias en el futuro serán directamente proporcionales. Viajar en el tiempo debe ser manejado con aún más pericia que cualquier otra disculpa en el guión porque implica la multiplicidad de universos paralelos –o en el caso de Days of Future Past conciencias paralelas–, y aún más incongruencias narrativas debido a las exponenciales variables que genera cada decisión. A pesar de resolver todo a los trancazos –o como decimos en Colombia a-la-maldita-sea–, es un punto interesante y viable, el uso de saltos en el tiempo a través de conciencias paralelas, de esta forma las ilusiones de ver a Bishop (Omar Sy) haciendo su trabajo en el tiempo se disuelven pero Wolverine se vuelve una mejor opción. Además la referencia a The Terminator (1984) de James Cameron es un lujo en la cinta; el futuro áspero y oscuro del inicio de la cinta, coincide con el mundo dominado por las máquinas de Cameron, tanto que en algún momento se espera que entre el pie de un T-800 y aplaste un cráneo humano, en primer plano; los viajes en el tiempo se han usado en varios relatos pero atravesar el pliegue del tiempo y el espacio para llegar a un punto del pasado completamente desnudo es también original de Cameron y aquí también Singer le hace un guiño con la desnudez y el desconcierto de Wolverine en su viaje.

De nuevo, establecidos en las indulgencias que les debemos conceder a los creadores del MCU de FOX, la cinta prometía solucionar los vacíos conceptuales y narrativos del pasado (en la franquicia). Aunque si se responden algunas inquietudes, Days of Future Past no es precisamente la salvación esperada. Una de las jugadas reiterativas de Singer en esta pieza es que lo que no se pueda explicar en dos líneas de diálogo queda sin resolver en el marco de la historia y así fue durante toda la pieza.

De nuevo, gran cabezazo de Simon Kinberg, Jane Goldman y Matthew Vaughn, encargados de la historia, que resolvieron el tema del salto en el tiempo con viajes de conciencia a través de un inusitado poder de Kitty Pryde (Ellen Page) conocida ahora como Shadowcat pero ¿cómo encontró dicho poder? Junto a los poderes de Kitty, no se nos cuenta cómo Xavier y Magneto (Ian McKellen) se hicieron aliados en el futuro, cómo se llegó al último diseño de los centinelas que aunque tienen coherencia con la persecución de Mystique parecen un resultado de una combinación más poderosa de Rogue, no se explica la conexión de las escenas finales de The Last Stand, es decir, cómo Xavier pasa de la aniquilación total a la reencarnación/reconstrucción de su cuerpo después del enfrentamiento con Phoenix, porqué Trask (Peter Dinklage) le tiene tanto odio a los mutantes –hasta William Stryker tiene una historia que todos conocemos– o la más cruel de todas, después de una alta y enriquecida campaña de expectativa con la muerte de John F. Kennedy, nos hundimos en un vacío donde no se resuelve nada al respecto. Hay posibles soluciones a todo; Wolverine otra vez con Adamantium puede ser un detalle de alianza del guepardo con Magneto al final de The Wolverine y se explica en Days of Future Past de la misma forma que Magneto (Michael Fassbender) manipuló los rieles de acero y casi que se sienten líquido para inyectarlos en otros cuerpos; el tema no son las respuestas que uno se arma sino la desconsideración y casi descaro de los creadores de la historia que no tuvieron reparo en estos hitos importantes en la trama para los fanáticos.

La cinta en su totalidad es interesante. Perdonando otra vez, los nuevos vacíos, y a sabiendas que ya no importan, Days of Future Past está llena de detallitos divertidos que hacen de la peli un gran entretenedor y nos preparan para el gran arco de Apocalipsis en 2016. Obviamente, la escena cumbre de esta pieza podría ser la exploración de los poderes de Quicksilver (Evan Peters) que nos callan la boca a todos los que pensamos que su trajecito de aviador se veía ridículo en los abrebocas de Empire Magazine. Personalmente, siento que la escena de levitación del estadio es absolutamente atrevida, audaz y temeraria; de las pocas escenas rescatables de The Dark Knight Rises está el hundimiento del estadio de los Rogues, este levantamiento está al mismo de nivel de impacto e impresión y sienta el ambiente perfecto para el desenlace. Es cierto, en la cinta se habla más y se tiene menos acción de la esperada, pero los diálogos están muy bien concebidos y no todo tiene que ser grandes dosis de vértigo para cautivar nuestra experiencia cinematográfica; la pausa y el detalle son también elementos de fina coquetería que Singer sin duda logra alcanzar en esta salida.

Nota personal. Hubo un momento de delirio personal cuando William Shatner, en personaje de James Kirk de Star Trek, entrega la línea de diálogo “we’re going backwards in time”. Es una bobada pero una bobada de esas finas que tanto me gustan.

Nota personal 2. En cuanto a mi juego «shakespeariano» de referencias a Richard Nixon, el trabajo desarrollado por Mark Camacho no es del todo atractivo y enriquecedor. Su perfil en la historia es obvio, su desempeño es el mínimo esperado y su caricatura la hemos visto mejor ejemplificada en otras versiones, dejando como resultado un desempeño fútil y sin mucha gracia.

xmen_days_of_future_past_ver3_xlg

Standard
Actor, Auteur, Comedy, Emo, Exploitation, Folk, Hollywood, Indie, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Storytelling, Vacacion, Woody Allen

Blue Jasmine

blue_jasmine

Sin negar mi fastidio por las últimas piezas del realizador y sin alabar demasiado el hecho de que en tan sólo dos años de su carrera no haya publicado una pieza de exposición fílmica -aunque en otras ocasiones haya desarrollado dos y hasta tres para TV en el mismo año- es posible que dentro de su corpus de ciudades, Blue Jasmine esté dentro del mejor promedio.

El escritor y director ha enfrentado una etapa bastante prolífica enmarcando historias en el folclor profundo de los imaginarios de las más reconocidas ciudades del mundo; a veces directamente como Barcelona, París o Roma y otras veces un poco más indirectamente como Nueva York y ahora San Francisco. En esta ocasión una opulenta neoyorquina sale huyendo de su megalopolis natal directamente a las empinadas calles de Haight-Ashbury, sin un centavo en su bolsillo gracias al desfalcador de su marido; su estilo pretencioso, petulante, sofisticado y elitista es explorado con suficiencia por Cate Blanchett que sin duda este año nos llevará directamente al Tetro Kodak, no sólo con una nominación sino de pronto con una estatuilla también; Blanchett fue capaz de generarnos ese importante desprecio hacia este tipo de personajillos que no se aguantan ni ellos mismos en sus zapatos pero a la vez una profunda vulnerabilidad en el truncamiento de su realización como individuo.

Es realmente imponente y admirable el gran desempeño de la británica, así como el de su también coterránea Sally Hawkins o el italo-americano Bobby Cannavale que no tuvieron tanto tiempo de exposición en pantalla pero igual dieron la justa medida de su actuación para la progresión de sus personajes. Lo que nos pone a pensar que llegado el largometraje 46 de Woody Allen en 44 años de su historia cinematográfica (en realidad 48 si contamos desde What’s Up, Tiger Lily?) seguimos apreciando el delicado poder de seleccionar reparto de Juliet Taylor (pupila evidente de la gran Marion Dougherty) y la innegable sinergia con la que ese reparto se desenvuelve en las líneas del escritor. Seguramente actores como Jesse Eisenberg, Ellen Page, Roberto Benigni dieron todo de si pero sus restringidas capacidades los tienen encasillados en sus actuaciones y no pudieron salirse con la suya en este laboratorio propuesto por Allen donde como él mismo afirma, no se preocupa por la dirección de actores porque para eso escoge grandes histrionistas que deberán entender sus líneas como profesionales que son.

La inconsistencia es lo que más afecta a Allen en estos últimos años de su carrera. De nuevo, si esta Blue Jasmine está dentro de las mejores de sus historias de ciudades, la recuperación de ese tiro en la sien que es To Rome with Love es magnífica. Sin embargo ese estilo de metralleta, esa incapacidad de tomarse un respiro y revisar sus pasos, esa pulsión maniática de sacar un producto anual sin falta como en una línea de producción de esas de las que tanto ha criticado en su carrera y de la que se ha vuelto su ejemplo y paradoja más clara, no nos aseguran que su Magic in the Moonlight con Colin Firth y Emma Stone no sea otra gran desgracia. Por ahora el impulso del Oscar por Midnight in Paris sigue dando frutos y su entusiasmo sigue inquebrantable.

Standard
Exploitation, Film Noir, Hollywood, Indie, Internet, Miguel Vaca, Movie, Politicae, Romance, Spy Film, Suspense, Thriller, Vacacion, War, Zal Batmanglij

The East

the-east

Dos años pasaron desde que Zal Batmanglij nos ofreciera Sound of My Voice; el segundo proyecto de Brit Marling de ciencia ficción que protagonizó y ayudó a escribir. Batmanglij vuelve este año con Marling para escribir una compleja trama de un thriller político llamada The East.

Producidos por Ridley Scott, el reparto es considerablemente más hollywoodense y entran en escena Patricia Clarkson, Alexander Skarsgård, Ellen Page, Jason Ritter y Julia Ormond pero siguen manteniendo su esencia independiente.

Brit Marling es una agente privada de una gran corporación anti-terrorista que está en la búsqueda de un grupo pequeño, una célula anarquista, que está poniendo en jaque a otras varias corporaciones. La célula se hace llamar, The East y el filme de manera epónima sigue “sus proyectos” ecológicos. Básicamente, The East se autodenomina acéfalo, sin líder, pero son moderados y dirigidos de todas formas por un joven que se resiente de su familia, su colegio, sus raíces y trata de manera educativa de convertir en víctimas de atentados a los victimarios que de alguna forma atacaron a la sociedad; quiere comunicar al mundo sus atrocidades y encuentra que el mejor canal es hacerlos parte de sus propios juegos, “…nos espías te espiaremos, contaminaste el suelo con petróleo, entraremos a tu casa y contaminaremos tu entorno“, es la retaila que usa como salmo para dirigir sus fuerzas; una jugada vengativa, una aplicación ecológica del ojo por ojo, que toma represalias igualmente justas de la persona ofendida o herida hacia su perpetrador, les dan literalmente dosis de su propia medicina.

Una característica tácita en cada uno de los integrantes de La Célula es que descienden de ambientes privilegiados y se sienten traicionados por sus similares por lo que cada uno de ellos ha desarrollado un “proyecto” personal para compartir y ejecutar. De pronto no todos pero Benji da la sensación de ser un Bruce Wayne vigilante de los aristócratas y esa sensación hace que el personaje que nos están vendiendo para que simpaticemos realmente lo sintamos un poco ridículo. Puede ser fuerza en el guión o la actuación de Skarsgård; opto más por la segunda donde el nórdico se siente ha pasado demasiado tiempo con los vampiros sobreactuados de True Blood.

The East es una pieza con una narrativa amena, con una buena fotografía y con un gran desempeño de su reparto. El relato es entretenido y mantiene la tensión en la disyuntiva de la agente Jane (Marling) de hundirse en el ecoterrorismo o venderse al consumismo salvaje. Para resaltar si, que Batmanglij logró darle un giro a la pesada y repetitiva forma de desempeñarse de Ellen Page; sus personajes tienden a ser pedantes, repelentes y casi siempre sabiondos; son niñas más maduras para la edad que tienen y que con arrogancia creen dominar el mundo o por lo menos el futuro cercano. En The East, Page mantiene un sonsonete pedante pero un giro en la trama la hace vulnerable y su tono logra adaptarse a este nuevo reto.

La verdad es que siendo The East una buena pieza cinematográfica es más rica la participación de Brit Marling en cintas de ciencia ficción como Another Earth o la misma Sound of My Voice que en los thrillers donde recientemente ha aparecido (Arbitrage y ahora esta The East). Lastimosamente, los proyectos que la incluyen a futuro continúan dentro de la tónica del thriller de suspenso, no prospectos de que vuelva a escribir y nuestra única esperanza de volverla a ver en ciencia ficción se dilucida en I Origins de nuevo con Mike Cahill pero posiblemente para finales del próximo año.

Standard
Auteur, Comedy, Coral, Hollywood, Miguel Vaca, Movie, Vacacion, Woody Allen

To Rome with Love


He escuchado comentarios diversos de esta peli, en general, más malos que buenos. Muy pocas personas me han dicho que disfrutaron de la cinta pero al final termina siendo como un chontaduro colombiano (*) hay gente que la ama y hay gente que la odiamos.

* Chontaduro (bactris gasipaes) es una fruta exótica, típica colombiana (chontaduro), ecuatoriana (chantaduro), venezolana (pijiguao), peruana (pijuayo), boliviana (tembé), brasilera (pupunha) extraída de bosques tropicales que se vende cocinada en nuestras calles en carritos de madera. En Colombia, generalmente, se le echa sal, limón o vinagre y se come pelada pero ciertos cocineros fusionando sus técnicas han incluido en sus platos porciones de chontaduro tostado o hecho puré.

Desde Vicky Cristina Barcelona empecé a desconfiar de las intenciones de Allen, no de sus calidades. No me gustó Whatever Works, You Will Meet a Tall Dark Stranger y definitivamente repudié Midnight in Paris. Woody Allen hace rato dejó de ser original y está usando de una manera casi senil la misma fórmula, un «collage» de historias aparentando ser coral, un discurso retórico sobre las relaciones interpersonales, frustraciones y síndromes de un Allen del momento y ya. Por un lado escoge un personaje dentro de la historia que caracteriza el ego del director (en Whatever Works Larry David, en You Will Meet a You Will Meet a Tall Dark Stranger Tony Hopkins y en Midnight in Paris Owen Wilson); To Rome with Love no es la excepción y usa a Jesse Eisenberg para tal fin. Por el otro lado, arma su historia, sus actores quieren trabajar con él y el se limita a dejarlos recitar sus parlamentos sin incluso dirigir sus improvisaciones -no estoy siendo injusto, en dos ocasiones -si no estoy mal ambos lanzamientos en CannesAllen aseguró que su oficio era muy fácil porque ponía su historia y sólo se preocupaba por traer buenos actores que la representaran, que ellos ya sabían hacer su trabajo. El problema es que la gran retaíla de actores terminan súper encasillados en sus papeles de siempre, Ellen Page, Eisenberg, Greta Gerwig, Roberto Benigni y el mismo Woody Allen no están proponiendo ningún desempeño, no hay desarrollo en absoluto de sus personajes y muchas veces terminan súper sobreactuados.

Gran parte del error es que se vuelve monótono tener que estar escuchando siempre y de una manera iconoclasta, el mismo personaje de Allen recitando las mismas paradojas de siempre. Si es una comedia los chistes se sienten viejos, poco inteligentes y no aportan mucho a la consistencia de la trama; si es una peli de autor -como de corazón siento que es-, Allen se siente deslucido, monótono y sin rumbo, creo que lo único que dice en serio es que es un “imbécil“, glorioso, feliz, famoso y que nosotros seguimos alimentando su ego. En esta cinta es divertido que aparezca como actor porque de vez en cuando tenía chispas de comedia física divertidos, así como dije en Sanandresito ya entrado en gastos mejor sentarse a disfrutar lo poco que le pueda ofrecer una cinta. Reconozco que desde ese punto de vista rescato un poco el papel de Penélope Cruz que con su fuerte acento español que con su picardía llenaba la pantalla y el papel insólito de Alec Baldwin que actúa como oráculo y conciencia en la mini-historia de Ellen Page y Jesse Eisenberg.

No recomiendo verla en cine. Punto. No vale la pena una cinta más de Allen en este empastelamiento en el que se encuentra.

Standard
Auteur, Drama, Folk, Indie, Jason Reitman, Miguel Vaca, Movie

Young Adult

Los distribuidores en Colombia nos venían consintiendo con las pelis de Jason Reitman. Aunque no nos trajeron Thank You for Smoking su primera gran pieza como escritor-director, si habían proyectado Juno y Up in the Air. Young Adult abrió taquillas a principios de diciembre del año pasado para como es acostumbrado por el director poder participar en Toronto, los Globo de Oro, los Spirit y los Oscar. Al final pasó sin pena ni gloria y la peli no vió reconocimientos, ni siquiera demasiadas nominaciones.

Young Adult, contrario a casi todas sus predecesoras, no fue escrita por él sino por Diablo Cody, quien ya había experimentado esa fórmula con Reitman en Juno. Cody es una joven entusiasta, arriesgada y que tiene una visión muy fresca del mundo. Con Juno (Ellen Page) abordó la perspectiva de una quinceañera, muy sólida intelectualmente pero muy frágil como individuo que al final toma las decisiones correctas cuando queda embarazada sin planeación por su amigovio (Michael Cera); en Young Adult nos introduce profundamente en la mente de Mavis Gary interpretada por Charlize Theron, una mujer que huye de su pueblo para triunfar en la gran ciudad y apesar de lograr bienestar y fortuna, su gran carga es la soledad. Se dedica a escribir novelas del género Young Adult que son básicamente novelas románticas para un género joven, entre los veintidós y los veintiséis años aproximadamente, en donde Gary ha logrado un nicho estable como escritora fantasma, gracias a su afinado sentido para las jergas y el estilo de vida de estas personas que constantemente anda investigando.

El giro se da cuando le es anunciado por correo que su novio de bachillerato (Patrick Wilson) acaba de ser padre y en un impulso juvenil e inmaduro retorna al pueblo, con la disculpa de un asunto de finca raíz, para reconquistarlo y hacerlo suyo. De ahí en adelante su consumo desmesurado de alcohol, su perspectiva mercantilista de la vida, la mezquindad de sus acciones y la falencia para entablar relaciones con otras personas resulta en una cadena de escenas incomodas, dejando una sensación extraña en el espectador que siente pena ajena por su protagonista, por su heroína, hasta el punto de hacerla despreciable y odiosa.

Definitivamente, no es la mejor peli de Reitman aunque la narrativa es muy buena y los personajes impecablemente desarrollados tanto por la Theron como por Patton Oswalt hacen la historia muy entretenida. Theron es arriesgada y claramente no se está dejando encasillar, esta Young Adult y su papel antagónico en Blanca Nieves deja ver sus deseos su segundo Oscar.

Me gusta la crítica que afirma que es una venganza pasiva a las reinas de colegio pretenciosas, mezquinas, petulantes, presumidas que ven en el mundo real su mejor castigo. Yo pienso que esta peli está bien pero toca pasarle la hoja, en este momento se me escapa la estética de los créditos de la peli que han sido pilar indiscutible de su estilo y gran atractivo para sus fanáticos pero pues eso también habla también de su deficiencia mnemotécnica. Reitman ya prepara Labor Day con Tobey Maguire, Kate Winslet, Josh Brolin y esta vez vuelve también como escritor.

Standard
Art of the Title, Comedy, Comic, Exploitation, Folk, Hollywood, Indie, James Gunn, Miguel Vaca, Movie, Storytelling, Vacacion

Super

Super de James Gunn y protagonizada por Rainn Wilson parece ser otra peli de la serie de súper anti-héroes con la que nos ha invadido Hollywood. Justo cuando apenas me estaba recuperando de Defendor y su copia comercial Kick-Ass, nos traen una versión seudocristiana, moralista, amante de las armas de fuego perfecta para el medio oeste estadounidense. Obviamente, su carácter independiente nos deja ver de todas formas que es una ironía a esta cultura pero aparte de eso la peli sigue siendo una mala copia de algo que ya vimos.

¿Qué se podría recuperar de la peli? No mucho la verdad. Las actuaciones son promedio aunque el reparto estuvo bien escogido; al lado de Wilson se encuentra una hermosa Liv Tyler, Kevin Bacon al que prefiero más en sus últimos papeles dramáticos y Ellen Page que hace un esfuerzo por ser diferente pero en su intento se sobreactúa tristemente y empezamos a identificar ciertas reacciones que la hacen sentir repetida. La música, las cámaras y el resto de la producción están bien pero no sorprenden.

Un único detalle sobresaliente muy alejado de las calidades de la peli es el diseño gráfico de la pieza. Desde los afiches (encontré dos) hasta la presentación de los créditos es muy interesante. Gracias a Art of the Title podemos repetir el segmento, sabemos que sus responsables son Puny (Mike Owens, Victor Courtright y Shad Petosky) y el gran impacto, imagino, ayudó a la producción a desarrollar el resto de piezas e incluso me atrevo a afirmar que llegó a influenciar al diseñador de producción, William A. Elliot, en algunos apartes de la cinta.

Standard
Action, Auteur, Christopher Nolan, Drama, Epic, Fantasia, Hollywood, Indie, Miguel Vaca, Movie, Sci-Fi, Storytelling, Suspense, Thriller, Vacacion

Inception

¿Cómo no decir entonces que Memento hace diez años no es una verdadera obra de arte que entrelaza una curiosa narrativa llena de innovación y textura. Guy Pearce, Carrie-Anne Moss y John Pantoliano aportan una actuación fina que nos deja perplejos en el inicio de la historia y nos dejan reflexionando en lo bueno que es Christopher Nolan como escritor-director, que si pudieramos aumentar su poder creativo exponencialmente de pronto seríamos testigos de una pieza tan intensa y tan abrumadora como lo es un sueño lleno de imágenes plantadas en nuestra mente por este asombroso director. Memento es el prólogo emocional y el ejercicio necesario para poder sacar adelante un proyecto como Inception.

Fue recien estrenada la semana pasada en Estados Unidos y es un éxito de taquillas impresionante. Gracias a la crítica de Roger Ebert me enteré que Nolan llevaba escribiendo esta historia durante diez años y que requirió de una concentración prodigiosa para lograr su cometido. A diferencia de Ebert yo si siento que la peli no es a prueba de “spoilers” y que la puedo dañar si cuento pedazos específicos de la peli, que no dañaran completamente la historia pero si lo harán con la experiencia en la sala de cine pero, ahora bien, sabiendo esos detalles ¿una segunda experiencia de la peli me la podría dañar? Creo que no, es una pieza compleja que va a dejar mucho de qué hablar y no sólo como pieza artística sino además por su maravilloso contenido de ciencia ficción y fantasía. Casi que mientras filmaba Memento ya se preparaba para esta peli. Entonces si partimos de la premisa que uno nunca recuerda el principio de un sueño y que el sueño mismo puede abarcar horas y horas en tan sólo un instante pueda ser que estamos viviendo la experiencia de Memento en un tercer nivel de sueño que empezó en el 2010 cuando hizo su ópera prima peli.

Hans Zimmer es un componente infaltable en las composiciones de suspenso que Nolan está armando, no imagino cómo hubiera sido el Caballero de la Noche o la misma Inception sin su toque armónico. Su reparto le funciona como un relojito suizo. DiCaprio, Gordon-Levitt Cotillard, Murphy y Michael Caine lo hacen increíblemente. Ellen Page sorprende por lo diferente de su actitud en la pantalla y deja de ser una quinceañera sabionda para lograr un perfil más maduro y con nuevas texturas en su desempeño, por fin superamos su bellísima actuación en Hard Candy. Finalmente, la magia del IMAX se siente en todas sus cámaras, en todos sus renderings, en todas sus secuencias (trataré de repetirme en una sala de estas especificaciones, creo que vale la pena esa experiencia).

¿Qué nos tendrá preparado Nolan para su cuarto nivel de sueño? ¿Cuál será su siguiente capa de ingenio descubierta?

Standard
Action, Adventure, Christopher Nolan, Drama, Epic, Hollywood, Miguel Vaca, Sci-Fi, Suspense, Thriller, Trailer, Vacacion

Inception

Hace rato hemos venido hablando de Christopher Nolan, cómo un excelente realizador y director de proyectos. Realizador entre otras de Memento, Batman Begins y The Dark Knight y director de proyectos (con su hermano y David S. Goyer) como el siguiente capítulo de Batman y el relanzamiento de Superman (que se rumora es muy posible no los dirija pero ponga la pauta de lo que quiere).

¿Pero qué está haciendo en este momento Christopher Nolan? La pregunta atiende a la inquietud de este director y la hiperactividad de su genio, pues no se ha quedado tranquilo desde su ópera prima y este momento no es la excepción. De la mano de Leonardo DiCaprio, Cillian Murphy, Marion Cotillard, Michael Caine y Ellen Page desarrolla un thriller de suspenso psicológico a su mejor estilo y como siempre siendo parte del grupo de escritores.

Pinta chévere esperemos a ver cuándo la traen a nuestras salas para ver cómo le va haciendo una de ciencia ficción.

Nota personal: ¿Y ese oscuro matiz suena parecido al Caballero de la Noche? Pues Nolan viene armando su equipo y Hans Zimmer no es único con puesto fijo, cinematografía con Wally Pfister, montaje con Lee Smith y escogencia del reparto con John Papsidera, aunque esta es fácil: Si estuvo en Batman, sirve para el siguiente proyecto 😉

Standard