Auteur, Brazucas, Brit, Coral, Drama, Fernando Meirelles, Folk, Indie, Miguel Vaca, Movie, Vacacion, World

360

A veces es muy complicado seguirle la pista a todos los directores que a uno le parecen interesantes. Por diversas razones, se van quedando en un momento de la vida, de pronto con una peli en particular y no volvemos a escuchar de ellos. Fernando Meirelles es el caso más reciente que puedo nombrar. A pesar de haber entrado a la industria independiente del Reino Unido su proceso no es muy nombrado en titulares obviamente porque su perfil es bajo por el mismo carácter alternativo que produce así sus repartos sean de primera línea. Pero la verdad es que tampoco es un realizador que esté buscando figurar y sus proyectos son escogidos con pinzas. El cierre de su ópera prima fue precisamente con la peli que nos ayudó a conocerlo internacionalmente, Cidade de Deus; un baldado de frescura, originalidad y una narración súper destacable que lo hubiera podido catapultar poderosamente en Hollywood pero que con calma decidió otra opción menos alienante. Vino The Constant Gardener, con Rachel Weisz, Ralph Fiennes y Danny Huston, y era definitivamente un salto diametralmente opuesto en una lucha del director en la industria británica tratando de ser independiente con una historia bastante contestaria y que a la postre lo dejó con tres nominaciones al Oscar y a la Weisz con su primera estatuilla dorada como mejor actriz. Su última peli Blindness fue un gran homenaje post mortem al escritor de habla portuguesa José Saramago y a su novela Ensayo sobre la ceguera con un reparto más «hollywoodense», de la cual podría decir que fue no fue tan inesperada pero es que el autor y esa novela en particular me encantaban por lo que apenas supe de su producción estuve muy pendiente.

Hace una semana estrenaron 360, no reconocí el afiche donde figuraban Anthony Hopkins, Rachel Weisz y Jude Law. Tenía una pinta de historia sensiblera y aburrida pero menos mal me atreví a ver el corto-avance. No sólo me interesó la trama sino que al final el crédito del director apareció y dije no me la puedo perder. Este fin de semana muy juicioso me dispuse a verla y no falla, es otra vez una gran peli.

Una historia que es tan amplia -como su nombre lo indica- como el espectro en un rango de 360 grados, no tiene protagonistas claros, así el afiche en su función mercantilista nos muestre sólo a las grandes estrellas. Hopkins, Weisz y Law sólo son tan importantes como Lucia Siposová, Gabriela Marcinkova, Johannes Krisch, Moritz Bleibtreu, Jamel Debbouze, Dinara Drukarova, Vladimir Vdovichenkov, Maria Flor o Ben Foster -por eso de alguna forma, escogí este afiche donde ya no son tan claras las caras de los actores reconocidos-. Cada historia es fundamental y es excitante como cada una de ellas, primero se va dispersando pero luego va encajando perfectamente en un vasto rompecabezas que hace poco probable predecir el final de la(s) historia(s). La gran capacidad de Meirelles se define en tres grandes potencias; la primera, es que es un gran contador de historias, nos narra por lo menos diez relatos y estamos fascinados con cada uno de ellos; segundo, su gran dirección de actores, tanto las estrellas como el resto del reparto aporto frecura, experiencia, drama, elocuencia, originalidad y sobre todo visceralidad, nadie se sobrepasó, nadie se sintió repetido, nadie se sintió cojo en su desempeño, un gran despliegue de actuación que al final sólo hacen muy consistente la pieza; finalmente, Meirelles es un gran arquitecto. Muy parecido a Paris je t’aime o New York, I Love You, 360 es un mosaico de historias y personajes que definen una sensación de proximidad entre los seres humanos y como en nuestros caminos a veces se nos presentan bifurcaciones o desvíos que definen un nuevo destino. La gran diferencia con estas dos piezas (Paris je t’aime, New York, I Love You), es que no es un pelotón de directores los responsables detrás de la peli, es Meirelles solito, concentrado, enfocado y muy riguroso en su narración. Si además de eso se le suma un gran sentido de musicalidad, una cinematografía llena de tomas audaces a cargo de Adriano Goldman y un montaje impecable a cargo de su gran aliado Daniel Rezende, 360 es una peli imperdible.

En la contemporaneidad del cine independiente, se ha vuelto costumbre, o mejor, tema de mucho interés las historias corales. Digamos que es una forma del posmodernismo que tuvo sus orígenes en la literatura pero ha encontrado un nicho importante en la industria del cine. Su exponente más sonoro es Alejandro González Iñárritu (Amores perros, 21 grams, Biutiful) pero también Guillermo Arriaga (The Burning Plain), Rodrigo García Barcha (Mother and Child), Carlos Sorín (Historias mínimas), Denis Villeneuve (Incendies), el mismísimo Steven Soderbergh con Contagion y muchos más que se me escapan en esta larga lista de piezas pertenecientes al género. En la universidad la pieza que expresaba de mejor forma el posmodernismo era In weiter Ferne, so nah! (¡Tan lejos, tan cerca!) de Wim Wenders también con un estilo coral y con una mezcla natural de léxicos que la hacían, sí babilónica, pero también universal. Para mi 360 es un gran ejemplo de posmodernidad muy bien elaborada y sin el plasticismo iconoclasta en el que autores como González Iñárritu han caído sin mayores reparos.

Standard
Actor, Auteur, Comedy, Fatih Akin, Folk, Indie, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Neues Deutsches Kino, Romance, Storytelling, Vacacion, World

Soul Kitchen

Sin llegar a decirnos mentiras o mejor para comenzar esta entrada sin decirnos mentiras, Fatih Akin, el director que recordamos por su segmento en New York, I Love You, nos trae Soul Kitchen, una comedia romantica, muy comercial que le dió buenos resultados en Venecia llevándose premio especial del jurado y premio de cinema joven. No hay que ir más lejos de allí, si nos gusta el cine frívolo, superficial y de puro entretenimiento esta peli puede gustar, aunque no necesariamente es una llave maestra que nos va a hacer pasar un rato excelente.

A diferencia de lo que nos puede ofrecer Hollywood en una comedia romantica, Soul Kitchen propone buena fotografía, buenas cámaras y una muy buena edición musical. No hay demasiada comedia física, en algunos puntos brotan chispas de buena actuación y definitivamente la historia no se extrae en dos líneas, al alemán le gusta contar cosas, se toma su tiempo y la verdad disfrutamos que lo haga. Definitivamente la narración es otra cosa, mientras Hollywood hubiera podido desarrollar dos pelis de Disney con esta historia, Akin nos cuenta una completica de principio a fin. Soul Kitchen es un restaurante incipiente en Hamburgo, lo dirige el personaje que interpreta Adam Bousdoukos quien compró el lugar, lo adecuó y se armó un sueño con su negocio. No tiene mayores problemas, vende comida congelada y sus clientes están satisfechos. Su hermano, interpretado por el reconocido Moritz Bleibtreu, acaba de salir de la cárcel y por azares del destino también trabaja en el restaurante. En el peor momento todo empieza a fallar, el excelente chef es demasiado pretencioso, su hermano es un vividor, Salud revisa su higiene y Hacienda lo suyo propio. Es menéster del espectador que vaya a ver la peli en salas saber si el restaurante sale adelante o si se hunde completamente, lo divertido es que no es evidente.

No es grandiosa pero pasa uno el rato y mi lema es que si uno le gusta el cine no puede aspirar a que todo sea drama y melodrama para que una velada sea buena. El cine es el arte del entretenimiento también y a veces necesitamos pausas activas de la cinematografía transgresora y que mejor plato que uno independiente y ligero.

Standard