Documentary, Hollywood, Indie, Léa Rinaldi, Miguel Vaca, Short Film, Storytelling, Vacacion

Behind Jim Jarmusch

A pesar que Permament Vacation fue una de las óperas primas más desalentadoras que he visto de algún artista que me encante con previa anticipación, Jim Jarmusch ha logrado seducirme y dejarme boquiabierto, a pesar de ella. No son sólo sus pelis o sus historias, es la forma de ver el cine, la música: Su intelecto.

Norteamericano de nacimiento, neoyorquino de ciudadanía pero del europeo central de ascendencia. Fascinado por ese mismo origen sus historias se centran en personajes oscuros, meláncolicos, contemplativos, callados, filósofos, unas veces húngaros, otras veces bohemios, otras veces tan sólo solitarios.

Este documental para mi es realmente conmovedor, no es realmente de Jim jarmusch o de cómo dirige, así sea la primera intención de Léa Rinaldi. Sin darse cuenta la Rinaldi nos conmueve con el amor por hacer cine. Nos habla de tomas, de estudios de luz, sonido, entonación del libreto, rodando, acción, diálogo, corte, repeticiones, ajustes, entonación del libreto, rodando, acción, diálogo, corte. Una rutina repetitiva y constante que lleva al director y a su equipo en la magnífica forma del encanto de la variación.

Jarmusch aparece como un hombre de cine, como un hombre de música, como un melancólico, como un bohemio. Me maravilla la forma en que encadena sus pensamientos, como entrelaza sus ideas y su filosofía de la vida puede ser esnobista pero quiero pensar que es más bien calma y sencilla.

…sin duda alguna si me preguntan por mi ciudad favorita, Sevilla” – decía Orson Welles

Standard
Auteur, Indie, Jim Jarmusch, Miguel Vaca, Movie, Serie B, Vacacion

Permanent Vacation

Permanent Vacation

Estoy un poquito desilusionado. Permanent Vacation, la primera peli de Jim Jarmusch de 1980 no me gustó para nada. Es como esas obras de arte que uno intenta entender pero siente que es un artista dándoselas de intelectual y que no hay mucho más que entender que algo aburrido y chato.

Si, de pronto es demasiado fuerte y estoy juzgando demasiado estricto a Jarmusch a sabiendas que era la primera peli y que otros en el pasado también me han dejado como con ganas de más.

Errores en la edición, en el audio, en las actuaciones y en lo plano de los dialogos me hartaron. El esfuerzo de verme el final no fue congraciado, muy por el contrario fue bastante simplón. Tratar de exlicar que “la soledad grabada en una ciudad tan movida como Nueva York es síndrome de la juventud que sólo siente que existe ella y sus amigos” me parece un argumento forzado.

Lo único que rescato es que la peli me dejó pensar y elucubrar cuál podría ser el actor o los actores fetiche de Jim Jarmusch en su obra; en principio podría ser John Lurie que actuó en esta y Stranger than Paradise, Isaac de Bankolé que actuó en dos, Roberto Benigni que actuó en tres o podría ser Bill Murray que también actuó en tres y ahora en The Limits of Control que estrena este año. Pero no, la pareja de personajes que siempre acompañan las pelis de Jarmusch son los cigarrillos y las tazas de café bien oscuro.

No recomiendo esta peli a personas de concentración baja, impacientes o demasiado perfeccionistas. Prefiero compartirla con esnobistas, intelectualoides e incluso con paternalistas sobreprotectores que entienden la ingenuidad e inmadurez de Jarmusch en esta peli como algo tierno y filológico en su corpus cinematográfico.

Standard