3D, Action, Adventure, Comic, Exploitation, Folk, Marc Webb, Miguel Vaca, Movie, Remake, Romance, Vacacion

The Amazing Spider-Man

Si entendemos que Sam Raimi, en el verano de 2002, logró un buen lanzamiento de la franquicia de Spider-Man, con Tobey Maguire al frente, podemos conciliar de pronto que la tercera parte que obtuvo cinco años después no fue tan satisfactoria ni para los estudios, ni para los fanáticos.

En lo personal lo logrado con Maguire, Kirsten Dunst como Mary Jane, Rosemary Harris como la Tía May, Cliff Robertson como el Tío Ben y J.K. Simmons como J. Jonah Jameson fue muy atractivo. Nunca estuve de acuerdo con el Green Goblin (Willem Dafoe) como el primer enemigo del arácnido en la primera salida -así el desempeño de Dafoe hubiera sido ejemplar- pero por el contrario la sugerencia que se creó en la segunda parte con James Franco fue más que espectacular. Todo ese universo, todos esos personajes y todo el reparto de ese entonces fue muy bien logrado, se sentía el comic viviendo a través de la visión de Raimi con una fidelidad justa para cada uno de los fanáticos. La tercera salida abusó de personajes antagónicos y la extensión telenovelesca del trío amoroso entre Peter, Mary Jane y Gwen Stacy. Al final, Spider-Man nunca se vió tan falseada con tanto material obvio creado por computador y con tantos problemas al mismo tiempo por resolver.

La franquicia se vió en crisis y el estudio decidió sacar del proyecto a Raimi. Querían mantener el universo que el realizador había ya creado pero Maguire afirmó que sin Raimi, él tampoco iba y obviamente las decisiones se volvieron demasiado trascendentales a tal punto que decidieron relanzar la franquicia. Marc Webb (-500- Days of Summer) fue asociado al nuevo proyecto como realizador, Andrew Garfield como el Hombre-Araña, Emma Stone como Gwen Stacy, Sally Field como la Tía May, Martin Sheen como el Tío Ben y Rhys Ifans como el doctor Curt Connors.

Mi primera sensación fue que era un error garrafal despertar de nuevo la historia a tan corto plazo. Era inevitable las comparaciones y mientras algunas novedades son maravillosas otras definitivamente se volvieron colosales desatinos.

Andrew Garfield con un sentido arácnido más evidente, una disposición más atlética pero igual de ñoño permite superar por lo menos en empatía el perfil de Peter Parker logrado por Tobey Maguire. Digo por lo menos en empatía porque a nivel histriónico Garfield se repite en su desempeño de The Social Network -representanto esa vez a un obseso a nivel financiero- mientras Maguire lograba despertar fibras sentimentales de repudio, simpatía, antipatía o fraternidad.

La adorada de Peter Parker ya no es Mary Jane Watson (Kirsten Dunst) sino Gwen Stacy. Un personaje mítico dentro de Spider-Man que celebra su aparición los comics en 1965 y causa conmoción cuando en 1973 muere a manos de Norman Osborn. La Stone asume su papel como propio en una nueva relación donde apoya al más desfavorecido/impopular y le saca todo el jugo posible. De nuevo otro gran golpe de suerte para la dirección de reparto en esta cinta que trae el magnetismo de un nuevo actor lleno de frescura y simpatía como la Stone quien sencillamente es adorada por la pantalla.

Sally Field, Martin Sheen y Denis Leary desarrollan sus personajes perfectamente y la ambientación del comic vuelve a sentirse como un suelo firme para subsecuentes partes. Una de mis grandes frustraciones, sin embargo, es tal vez el ingreso del doctor Curt Connors interpretado por el magnífico británico Rhys Iphans -qué diablos tienen todos los actores británicos que son tan buenos en lo que hacen como antagónicos-. Connors, presente latentemente en las anteriores salidas del Spider-Man de Raimi con Dylan Baker, albergaba la ilusión de presentar uno de los mejores villanos del arácnido, obviamente después de Venom o Carnage. Dicha ilusión era alimentada además por el gran deseo de los fanáticos de ver en pantalla gigante la historia que pudo haber cambiado la forma de dibujar comics en los 90’s con: Spider-Man’s Torment de Todd McFarlane. Finalmente, nunca se dió porque esa saga fue interrumpida pero Marc Webb prometía en su primer capítulo, la batalla entre Spider-Man y El Lagarto del doctor Connors. Si se lograba capturar la esencia de esa historia de McFarlane, la grandeza y a la vez vulnerabilidad del arácnido esta iba a ser una gran peli. Aunque Ifans cumple muy bien su rol, su personaje queda debiendo demasiado, no fue cuestión de tiempo, no fueron limitaciones del actor, fue sencillamente que no se aprovechó la batalla al máximo y terminamos observando una peli demasiado debil, frágil y cojeante que no admitía excusas por la cercanía de sus antecesoras.

Se nota que esta fue una movida desesperada de Marvel Studios para contrarrestar el impacto del Caballero de la Noche de Christopher Nolan pero cambiarle el título de Spider-Man a The Amazing Spider-Man, relanzar la franquicia y prometer la grandiosidad no fue suficiente. Esta cinta fue rodada en RealD y la observé en formato ajustado a IMAX, donde la experiencia no es más que increíble pero Webb está lejos de los logros de Nolan, Raimi, Whedon o incluso Favreau.

No fue inteligente el reinicio tan prematuro y se están pagando las deudas.

Ahora se entiende perfectamente porque Sony Pictures quería poner en el «skyline» de The Avengers el edificio de Oscorp, The Amazing Spider-Man será la sombra de sus compañeros más que la estrella que verdaderamente es.

Standard
Auteur, Bernard Rose, Brit, Drama, Epochal, Folk, Indie, Miguel Vaca, Romance, Storytelling, Thriller, Trailer, Vacacion, World

Mr. Nice

Mr. Nice es una biopic dirigida por el londinense Bernard Rose sobre Howard Marks, un expendedor y traficante de droga de la élite británica. Aunque su historia es bien particular al haber tenido nexos con entidades gubernamentales y de inteligencia de Inglaterra y Estados Unidos para poder controlar el 10% del mercado internacional de hachís, esta peli me evoca demasiado cerca el último largo de Ted Demme, Blow, donde Johnny Depp interpretaba a George Jung el eslabón en Estados Unidos de la cadena de distribución más grande de cocaína del mundo durante el reinado de Pablo Escobar.

Me llama la atención porque pocas veces ve uno a Rhys Ifans realmente como protagonista de una peli. Si se ponen a pensar Ifans llama mucho la atención en sus papeles secundarios y son la pimienta necesaria para resaltar el sabor de muchas historias. Siendo tan sólo protagonista en Human Nature de Gondry, sus papeles no pasan de ser el mejor amigo del protagonista pero ¿quién podría olvidar el compañero de vivienda de Hugh Grant en Nothing Hill o el agripado periodista de The Shipping News o el acosador miedoso de Enduring Love? Esta peli es la gran posibilidad de debutar en un papel en el que se siente cómodo siendo el empático, elamiguero, el chévere. Ojalá y no sea una mala copia y podamos ver matices de una historia nueva y no un enlatado más de tráfico y pasíon.

Rhys Ifans (Howard Marks)
Chloë Sevigny (Judy Marks)
David Thewlis (Jim McCann)
Elsa Pataky (Ilze)
Crispin Glover (Ernie Combs)
Andrew Tiernan (Alan Marcuson)

Standard
Auteur, BBC, Brit, Comedy, Folk, Miguel Vaca, Movie, New Zealand Cinema, Richard Curtis, Vacacion, World

The Boat That Rocked

Cuando uno se topa con Richard Curtis, la verad uno no se da cuenta lo monstruoso que puede llegar a ser este neozelandés. A principios de los 90’s conoció a Rowan Atkinson, crea Mr. Bean y por casi seis años escribe los guiones de este particular personaje. Hizo el documental Rowan Atkinson Live, escribió Four Weddings and a Funeral que fue la comedia que puso de moda el humor sarcástico británico; por un tiempo se deja llevar por el campo de los especiales y el guión de Bean para cine (que es lo más regular de su portafolio) hasta que desarrolla el proyecto más cumbre de su carrera Notting Hill. En el nuevo milenio, con este impulso nos trae Bridget Jones’s Diary y vuelve a ser un éxito rotundo, después viene Love Actually que ayudó a dirigir, Bridget Jones: The Edge of Reason que vuelve a Bridget Jones’s una franquicia y para finalizar esta decada nos trae The Boat That Rocked una mega producción cómica con un reparto de lujo: Bill Nighy ,Philip Seymour Hoffman, Nick Frost, Rhys Ifans, Rhys Darby, Kenneth Branagh, Gemma Arterton y Emma Thompson. Además la producción invita a tres grandes al equipo de trabajo Emma E. Hickox para montaje, Danny Cohen en cinematografía recientemente en la mira de Hollywood por su trabajo en The King’s Speech y el aclamadísimo Hans Zimmer.

La peli pasó inadvertida y llegó directamente a Movie City sin pena ni gloria. Ubicada en los 60’s en la prohibición del rock & roll en las radio estaciones de Inglaterra. Más que comedia es un drama sencillo una dirección que Curtis no había tomado hasta ahora, ni muy complicado, ni demasiado melodramático y como su base es la comedia las sobreactuaciones tampoco deterioran demasiado la calidad de la pieza.

Standard
Action, Adventure, Animation, Brit, David Yates, Drama, Epic, Fantasia, Folk, Miguel Vaca, Movie, Romance, Storytelling, Suspense, Thriller, Vacacion, World

Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 1

Siendo David Yates el único de los directores de la franquicia de Harry Potter que ha hecho tres pelis con esta y cuatro con la segunda parte, podríamos afirmar que es el que más conoce el ritmo y la esencia que ha logrado hasta ahora esta saga. A decir verdad, estos tres últimos capítulos dirigidos por Yates, Potter han tomado cierto giro que ya no la hace una serie para niños. Es genial.

El trabajo hecho por Cuarón en la tercera parte, Harry Potter and the Prisoner of Azkaban, era mi favorito en toda la franquicia. Yates logró desbancarlo con un Harry Potter más maduro, repito con una historia que ya no es para niños y con un impacto que no habían tenido sus otros dos ejercicios. La intriga, la emoción y la angustia del desenlace quedan intactos en este planteamiento de este primer capítulo del final. Los protagonistas de este encuentro épico se manifiestan sutilmente en la peli pero apenas quedan puestos en posición de ataque, Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 2 nos mostrarán con fuerza a Alan Rickman, Helena Bonham Carter, Ralph Fiennes, Jason Isaacs, Tom Felton, Timothy Spall contra Daniel Radcliffe, Rupert Grint, la cada vez más hermosa Emma Watson, Bonnie Wright, Matthew Lewis, Robbie Coltrane, David Thewlis peleando por mantener las muertes de Michael Gambon y Gary Oldman heroícas y que no pasen en vano.

Ahora bien, si aparte de todos los efectos, de todos los arreglos de esta súper-producción y de todo el presupuesto involucrado se le suma el resto del reparto Bill Nighy, John Hurt, Brendan Gleeson, Rhys Ifans, Imelda Staunton y Miranda Richardson no se puede negar que esta peli no es sólo protagonista de este año, es el evento más grande e imperdible en salas comerciales por todo lo que implica y desde ya auguro la mejor de las suertes para su segunda parte porque la narración esta en un puto muy alto, Yates conoce muy bien la esencia de Harry Potter y porque el desenlace de toda la franquicia está que arde.

Standard