Auteur, Exploitation, Folk, Hollywood, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Romance, Stephen Elliott, Thriller, Vacacion

About Cherry

about_cherry

About Cherry es el debut de Stephen Elliott como director.

Elliott es reconocido por ser el autor de siete libros incluido The Adderall Diaries por el cual es considerado como genio por el San Francisco Chronicle y la revista Vanity Fair. Además ‘Los Diarios’ fueron el mejor vendido del año según Time Out New York, uno de los mejores por Kirkus Reviews y uno de los 50 destacados, de nuevo, en el San Francisco Chronicle. La verdad es que el palmarés no refleja la calidad de esta mediocre pieza. El refrán que cazaría perfecto sería “zapatero a tus zapatos“. Si Elliott es genio escribiendo, dirigiendo no es más que ordinario y común.

About Cherry narra la historia de una jovencita que llega a San Francisco en busca de fortuna haciendo fotografías de desnudos. No tuvo mala suerte. En absoluto. Cada decisión la llevó al siguiente paso en su carrera como artista porno; pasando por fotografías de desnudos hasta segmentos de acción hombre-y-mujer. Ashley Hinshaw interpreta a Cherry en una honesta y fresca actuación; James Franco es su novio, un adinerado abogado en la ciudad que está hundido en el consumo de drogas fuertes y desarrolla un papel secundario sin mayores retos; sorprende la aparición de Dev Patel o de Lili Taylor, grandes ligas en el cine indie pero de nuevo ninguno de los dos con mayores retos o exposición en pantalla.

Las historias de revelación personal, autosuperación, que empiezan con la pérdida de la inocencia de una joven que llega a una urbe y alcanza su éxito son cursis desde Flashdance en 1983 y el tema es recurrente y pareciera inagotable cuando uno cuenta Save the Last Dance, The Fighting Temptations, Footloose incluso, Burlesque, Coyote Ugly, Showgirls de Verhoeven o recientemente Rock of Ages. About Cherry no es en absoluto diferente a todas ellas y es ridícula tratando de polemizar con el tema de la pornografía establecida en San Francisco, un tema candente que pudo darle algo de publicidad pero que cayó directamente en el cliché antes nombrado.

Standard
Adam Shankman, Exploitation, Hollywood, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Musical, Romance, Vacacion

Rock of Ages

Es un musical. Ahí ya hay un pero, no soy fanático en absoluto de los musicales y hasta me aburren. Rock of Ages está basado en la obra de Broadway que montó Chris D’Arienzo a modo de opereta rock con clásicos de los 80’s, más exactamente grupos de glamrock glamoroso» donde los músicos se caraterizaban por esponjosas melenas y ajustadas mallas o jeans). Rock of Ages dirigida por Adam Shankman es la historia de una joven cantante de Oklahoma llamada Sherrie (Julianne Hough) que viaja a Los Angeles buscando fama y fortuna con tan mala suerte que justo cuando llega al Sunset Strip le roban todo el equipaje. Desamparada completamente y sin saber a dónde ir o qué hacer es socorrida por Drew (Diego Boneta), un ayudante en el bar “The Bourbon Room” ubicado en el Sunset. The Bourbon Room hace las veces de un bar legendario que para nuestra gran y positiva sorpresa el dueño, Dennis Dupree, es Alec Baldwin y su ayudante es Russell Brand. El papel de Baldwin es el de un viejo «rocker» que está hastiado de que le lleguen muchachitas como Sherrie pensando que tienen talento y que se estrellen contra el duro asfalto de L.A., le ha pasado miles de veces y por eso no quiere ayudarla pero Sherrie logra persuadirlo y empieza a trabajar como mesera en el Bourbon. En general, la historia es acartonada, predecible y de no ser por la gran energía de sus clásicos, la cinta sería cero propositiva. La cuestión es que si uno consigue entrar una botella de Jim Beam (o algún otro bourbon) al teatro podría disfrutarse al máximo y a niveles de molesta estridencia. Russell Brand, Paul Giamatti, Tom Cruise terminan haciéndolo muy bien y son muy simpáticos. Alec Baldwin logra sacar grandes apuntes tipo Jack Donaghy y literalmente la saca del estadio. Al final, si uno se divierte con las apariciones especiales de Sebastian Bach de Skid Row, Will Forte de SNL o el mismo papel de Bryan Cranston además de cantar/tararear todas las canciones de Def Leppard, Foreigner, Bon Jovi, Guns N’ Roses (entre muchos más) pues uno termina muy emocionado y envuelto en la cursi historia de Sherrie y Drew. Los teatros deberían, para esta y sólo esta función, vender el bourbon en sala a manera de los clásicos cine-bares; la función sería una coreografía completa de melenas agitándose al ritmo de las canciones como usualmente lo hacíamos cuando veíamos Head-Bangers en MTV 😉

Standard