Action, Epochal, Exploitation, Folk, Gangster, Hollywood, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Ruben Fleischer, Thriller, Vacacion, War

Gangster Squad

gangster_squad

No todos dan el paso de lo independiente a lo comercial dentro de la industria de una manera agradable -es más, es a lo que más le tenemos miedo cuando un director toma esa decisión-. Los que lo hacen bien la primera vez, se mantienen y desarrollan una carrera formidable -sólo con contadas excepciones-; los que no lo hacen pueden demorarse en acostumbrarse y definir su estilo en estas aguas turbias como hay otros que lo intentan y se hunden hasta desaparecer. Ruben Fleischer empezó muy bien con Zombieland, más o menos la logró en 30:Minutes or Less. En su forma independiente venía haciendo comedia pero en esta, su tercer largometraje, cambia completamente de estilo a un thriller de gansters y no le resulta bien la vuelta.

Gangster Squad se ubica en un periodo posterior a La Segunda Guerra Mundial, Mickey Cohen gobierna la ciudad de Los Ángeles a toda su holgura y desparpajo. El mafioso, que interpreta Sean Penn, hizo su carrera primero en Brooklyn y después en Chicago, fue desterrado de todas las familias e incluso logró asir una corta carrera de boxeador. Termina refugiándose en Los Ángeles creando lo que se reconoció como La Mafia Judía.

El tema con los mafiosos judíos es que no obtienen un reconocimiento claro de las familias italianas de Chicago o Nueva York -esto se puede revisar en Casino de Scorsese o recientemente en Drive de Refn-, lo que les implica hacerse a un nombre que respeten y teman ambas ciudades. Su agresividad y ferocidad son armas de publicidad para que esto suceda. En Gangster Squad, la policía establecida es fácilmente corruptible y Cohen la tiene controlada. Nick Nolte representa, sin embargo, la cabeza de un sector de la institución que está cansada de los vejámenes a los que se ven expuestos a diario gracias a Cohen y sus colegas; organiza lo que denomina un “cuerpo élite” para acabar con el capo. Cuerpo elite termina siendo un eufemismo para definir un tipo de acciones paramilitares, que no toman presos, no tienen reglas ni ley y viven en el anonimato -aquí ya me voy sintiendo mal y no me gusta tanto la trama-. Es entonces que Josh Brolin, Michael Peña, Robert Patrick, Anthony Mackie, Giovanni Ribisi y Ryan Gosling conforman este escuadrón con la firme intención de ir a guerra con Cohen.

Aparte de la versión suavizada que nos llegó, debido principalmente a los eventos de Aurora que censuraron completamente pedazos que ya nos habían prometido en los cortos, como por ejemplo el tiroteo en la sala de cine, la peli tiene una buena factura y su estética es bien bonita.

Esta censura por un lado deja muy debil el lema “sin cuartel” de este escuadrón y se entiende porque Fleisher estuvo tan molesto cuando le metieron mano al montaje y le tocó refilmar algunos apartes. Al final, no hay una revancha por parte de la policía sino más bien una persecución más acuciosa, lo cual deja sin piso el nombre de la cinta porque ya no es un «escuadrón gánster». La entrada inicial, sin embargo, con Sean Penn es abominable. Los músculos en «tiempo-de-bala», retumbando cada vez que los puños chocan un saco de arena, dan escalofríos y, en general, es gracias a Sean Penn, que le dió forma al monstruo, que la cinta se salva. Por su parte, Peña, Patrick, Mackie y Ribisi desarrollan bien sus papeles y crean un contexto empático con los espectadores; son héroes caricaturizados pero de todas formas bien logrados. Josh Brolin tiene también un buen desempeño pero es muy genérico, es casi el mismo Brolin que vimos en No Country for Old Men o Jonah Hex. Y la decepción fue Gosling que si apartamos el tiroteo que busca acabar con la vida de Dragna (John Pallotta) donde se siente la furia del personaje, no tuvo un rol consolidado ni desarrollado, un interminable sonsonete muy fingido y casi amanerado que no cogió nunca fuerza en la historia. El personaje de Gosling distrae así como su relación con Grace Faraday (Emma Stone) que hubiera podido convulsionar la trama de muchas formas posibles.

La crítica cataloga a Gangster Squad como una peli contemporánea tipo gánster y después de verla es imposible no compararla con Goodfellas de Scorsese o The Untouchables de Brian De Palma -siendo esta última mi favorita y clásico del género-. Pero la cinta de Fleisher aislada logra ser promedio, comparada con ellas no alcanza una buena calificación.

Los colores, la fotografía y los encuadres recuerdan esos filmes en blanco y negro coloreados a mano a finales de los años 50’s cuando el cine peleaba por su audiencia con el televisor a blanco y negro. Esta estética es genial y ayuda a que Fleisher empiece a definir tangencialmente el periodo en el que se basa su peli con buenos referentes. Su director de arte, Maher Ahmad hace un buen uso de los carros, las tomas generales creadas por computador aludiendo los paisajes pintados a mano, el mismo uso del color en las cintas de cine pero cae preso de su inexactitud temporal. No tendrá mucha relevancia pero el letrero de ‘Hollywoodland‘ -que me pareció ver- en la película está desubicado en la historia (si se revisa Wikipedia), este letrero ya no se leía así desde 1949, el personaje de Brolin está recién llegado de La Segunda Guerra es decir muy cercano a 1945 y el destino mismo de Cohen se desenlaza a principio de los 60’s. En cine se puede estar ajeno a las referencias históricas e incluso hacer caso omiso de ellas, como en Los Basterdos, pero compararse con Tarantino es un error que tampoco se debiera cometer con esta cinta.

Digamos que Fleisher ya dió el paso y tembló. La taquilla logró doblar la producción y ya recoge una buena ganancia. Esperemos ver a este realizador en alguna producción donde se sienta más cómodo, donde no sea tan manipulable para el estudio de distribución y que ojalá no se refugie en realizaciones para TV que es donde puede llegar a ser bastante fuerte.

Standard
Adventure, Comedy, Exploitation, Hollywood, Indie, Miguel Vaca, Movie, Ruben Fleischer, Serie B, Thriller, Vacacion

30:Minutes or Less

Por fin un papel donde Jesse Eisenberg no es un introvertido, frágil, torpe y ñoño, papel que se le siente repetido desde hace muchas pelis. Esta vez es gracias a Ruben Fleischer director de 30:Minutes or Less con quien también trabajó en Zombieland. Parece que tuviera estas interpretaciones tatuadas en la frente y su forma de desenvolverse frente a una cámara no fuera capaz de superar los límites de Adventureland, The Squid and the Whale, The Social Network o la misma Zombieland.

En esta cinta, Eisenberg interpreta a un repartidor de pizza, perspicaz, audaz y diestro en el volante. Tiene una novia hermosa lo cual lo hace inclusive galán exitoso con las mujeres. Es amigo de Aziz Ansari, Chet, un profesor de bachillerato de ascendencia india que lo quiere como un hermano y como tal tiene una relación disfuncional muy graciosa con él. Una noche Eisenberg es abducido por un par de patanes (Danny McBride, Nick Swardson) que lo fuerzan a vestir un apretado chaleco con explosivos detonable a control remoto con una llamada celular. Le exigen cien mil dólares y lo exhortan a que los consiga como bien lo pueda hacer. Eisenberg decide robar un banco acompañado de su amigo indio lo cual desencadena una serie de eventos muy graciosos y un humor desternillante con una balanceada carga racista por parte de Ansari.

Aunque es imposible no comparar y definir 30:Minutes or Less como una cinta menos afortunada que Zombieland, es entretenida, hilarante y con un adecuado desarrollo de la historia. Qué buen director resultó ser Fleischer quien se prepara para sus siguientes proyectos The Gangster Squad y la segunda parte de Zombieland.

30:Minutes or Less la están rotando en HBO por estos días.

Standard
Action, Adventure, Comedy, Epic, Gore, Indie, Miguel Vaca, Movie, Ruben Fleischer, Serie B, Terror, Vacacion

Zombieland

I love zombie movies.

Empiezo con esta frase porque me encantan las pelis de zombies y no es pura ramplonería o esnobismo que lo haya hecho en inglés, simplemente, esa misma frase pierde un poco de sentido al traducirse perfectamente en español.

Cada vez que uno va a ver una peli de zombies uno se enfrenta al más crudo tema del género gorree. Un género que le pertenece por excelencia al cine norteamericano y que ha hecho leyendas a muchos directores pero en especial a George A. Romero.

La última peli que vi de zombies era precisamente una reedición de una peli de Romero llamada Dawn of the Dead dirigida maestralmente por Zack Snyder en 2004. Esta peli fue tan importante que catapultó no sólo la carrera de Snyder sino el género mismo permitiendo que se hicieran otras obras maestras como Shaun of the Dead dirigida por Edgar Wright en 2004 o la misma Land of the Dead (que milagrosamente trajeron a Colombia) de Romero en 2005.

Hoy me siento a escribir sobre una peli de zombies de un director joven llamado Ruben Fleisher del cual no conozco nada de su trabajo pero igual su portafolio es bastante corto, no es precoupante.

Zombieland fue estrenada el año pasado en octubre y cuenta con un reparto bastante respetable empezando por Woody Harrelson, Emma Stone, Abigail Breslin y hasta el mismo Jesse Eisenberg que tiene un currículo bastante respetable en Hollywood. Además aparece Bill Murray de una manera formidable, hilarante y épicamente cómica (¿recuerdan el término que acoplamos de Be Kind Rewind?).

La peli sobrepasa cualquier expectativa, es una peli de zombies, excelentemente narrada tanto en historia como en cámara y se ve siempre complementada con una participación gráfica impecable de Logan una compañía dedicada a los efectos especiales de video juegos y que en la peli se encarga (además de la post producción) de los créditos.

Las secuencias de persecución son increíbles y los zombies más tenebrosos que nunca. El género mantiene sus proporciones grotescas y el zombie de nuevo es el protagonista.

Súper recomendada.

Standard