Auteur, Colombia, Documentary, Drama, Epic, Folk, Indie, Internet, Miguel Vaca, Movie, Politicae, Vacacion, Victoria Solano, World

Documental 9.70

9-70

Victoria Solano es una heroína colombiana que está denunciando con su actividad periodística la tiranía alimentaria que el Tratado de Libre Comercio (firmado entre Colombia y Estados Unidos) nos está imponiendo y que va a destruir nuestros campesinos.

Hoy en día en nuestras calles, vemos a miles de campesinos de todos los puntos cardinales del interior de nuestro país, protestando por el atropello que significa el uso de semillas certificadas aprobadas por el ICA en la resolución 9.70. Con justa razón el campesinado se levanta a declarar inconstitucional, inseguro y violento lo declarado en la 9.70 pero no deberían hacerlo solos, las cifras son alarmantes y si no hacemos TODOS algo al respecto vamos a destruir nuestra fuente de sustento, nuestro patrimonio cultural y vamos a entregar nuestro país a Monsanto, Dupont y Syngenta, obtentores de semillas y primeros beneficiados con el acuerdo. Son ellos los autorizados porque han venido certificando sus productos transgénicos, tan sólo un ocho por ciento de semillas se han logrado registrar por parte de impulsos colombianos.

El documental se centra en los episodios ocurridos en Campoalegre, Huila, donde centenares de campesinos fueron despojados de su producto de arroz por operativos del ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios). Atacar a Campoalegre es un golpe de opinión fuerte, en una de las zonas más ricas y de los más altos estándares en producción de arroz del país. Las semillas certificadas por el ICA apenas se se comparan en calidad con las producidas en Campoalegre sin embargo son dos veces más baratas y más resistentes a las plagas porque tradicionalmente se han venido cuidando de generación en generación. Los campesinos y los secadores de semillas de arroz en Campoalegre fueron tratados como delincuentes, criminales organizados, y su arroz fue depositado, luego enterrado en un relleno sanitario de Neiva, lo cual causó dolor en sus fabricantes así como en sus defensores porque al final es un crimen de lesa humanidad quitarle la comida a alguien para botarla o destruirla. Es una canallada realmente desproporcionada. 1590 sacos de arroz destruidos, avaluados cada uno en promedio de 40 dólares, es liquidar esta zona productiva del país al dejarles pérdidas cercanas a los 127 millones de pesos.

Pero el quid aunque es grave a nivel financiero para el país sigue siendo un problema más fuerte conceptualmente. Por un lado el paquete de semillas certificadas sólo puede usarse una vez; cada vez que el agricultor las compre debe sembrarlas todas y no podrá almacenarlas para futuras siembras. Esas semillas dependen específicamente de un paquete de nutrientes, abonos y pesticidas que al exigir su tratamiento se plantea siniestramente un monopolio donde el afectado por cualquier lado es el pequeño productor; tanto indígenas y campesinos empiezan a obrar ilegalmente cuando, acostumbrados tradicionalmente por generaciones, guardan sus mejores semillas y tratan sus productos como lo han venido haciendo toda su vida, primero porque está por fuera del tratamiento especificado y segundo porque las semillas de las multinacionales no funcionan con esos procesos; y si a eso se le suma que las multinacionales a pesar de que invierten millonarias cantidades de dinero en la determinación de una semilla contra una peste y estudios de germinación no son capaces de garantizar siembras dentro de los parámetros que ellos mismos establecen, en realidad, lo que se genera es una gran estafa patrocinada por el gobierno y sus legisladores.

El problema en este momento no es decir que no estamos eligiendo bien a nuestros gobernantes. Eso es obvio. El problema no es echarles la culpa a los que lo hicieron o a los que lo permitimos. El problema es que debemos actuar ya. Hay un senador que está de parte de nosotros y está trabajando para que se frene este atropello y es Jorge Robledo; no digo que de aquí en adelante traguemos entero y hagamos todo lo que él diga pero si sería bueno escucharlo, entenderlo y apoyarlo. Por otro lado, Victoria Solano y Marco Cartolano (directora y productor de este documental) buscan el apoyo mediático para la dispersión y propagación de este documental.

A continuación les comparto. El documental completo para que lo vean y la dirección web desde donde se puede ayudar a patrocinar el proyecto. Es un mínimo apoyo que sube la moral de los que en serio se están enfrentando al problema. Por nuestro lado debemos revisar muy bien quién nos está proveyendo nuestros alimentos en nuestros platos para saber a quién debemos apoyar, por quién tenemos que levantarnos y protestar.

Apoyen el proyecto de Victoria Solano en esta dirección: http://idea.me/proyectos/9162/documental970
Yo ya lo hice y me convertí en su productor ejecutivo 🙂

Standard
Action, Documentary, Drama, Indie, Miguel Vaca, Movie, Robert Kenner, Vacacion

Food, Inc.

Food, Inc. es un documental dirigido por Robert Kenner en 2008 y es realmente más calmo que The Cove pero necesita de una opinión aún más política que la anteriormente nombrada. Mis pensamientos no son políticamente correctos pero creo que esta entrada es la versión de lo que yo siento es el buen sentido de los asuntos del estado para el bien común.

Me parecieron divertidos los créditos que me llamaron la atención inocentemente porque se me parecieron a los de Thank You for Smoking de Jason Reitman; cuando empiezan las críticas a los cabilderos realmente me pareció inteligente de su parte tratar de lograr unir el mensaje de manera multimediática.

Mi amiga también me cedió este enlace, que a continuación comparto con ustedes (ha colaborado de esa forma en este blog más de lo que ustedes creen; ojalá esta campanita siga botando estos datos tan interesantes y nos siga enriqueciendo el blog con este tipo de audiovisuales):

http://www.wisevid.com/play?v=9t_vAg586Aqb

Creo que se exceden con secuencias de intriga y extremo suspenso. Pero si me parece aterrador que tienen una infraestructura para determinar delitos congénitos en especies patentadas con el financiamiento de bufetes de abogados que sólo quieren poner los puntos sobre las íes así sepan que tienen todas las de perder; se nos viene un gran pedo con los acuerdos de Tratado de Libre Comercio donde vamos no sólo a consumir la misma producción no-orgánica de los gringos donde además, como en el caso de los pollos, vamos a comer sus deshechos como muslos perniles y rabadillas que ellos no consumen y que tratan de esconder entre retazos de nuggets o que se yo y súmenle que nuestra estúpida idiotez de copiar módelos extranjeros, y sobretodo gringos, nos lleve en algún momento a alimentar herbívoros con maíz o soya. No se como vayan los procesos de patentización de las especies amazónicas por parte de grandes laboratorios norteamericanos pero es tan grave como que si de un momento a otro no pudieramos consumir una agüita de ortiga para la tos porque alguno de ellos la tiene patentada en algún producto antiasmático.

¿Cómo se les puede ocurrir y seguir permitiendo que los animales cambien sus instintos alimenticios, sus necesidades básicas simplemente por nuestras conjeturas económicas? Me pareció reloco que los gringos estuvieran entrenando a los peces para poder alimentarlos con maíz; yo soy un convencido omnívoro y mi filosofía es comer en complementos. No comparto la posición de los que sólo comen carne, o sólo carbohidratos, o sólo frutas y vegetales, nuestra dieta y lo que somos, seres humanos inteligentes es la combinación de todos los grupos alimenticios en su debida proporción pero con este documental creo que en algo justifico a los pobres vegans gringos que les toca volverse contra todo ese sistema de locos.

* El siguiente párrafo ya es política y no es necesario leerla. No se si me gusten los documentales pero creo que esta serie de audiovisuales son necesarios para ponerse a pensar un poquito para dónde carajos vamos como humanidad.

Creo ciegamente que si llega a ganar Mockus como presidente de los colombianos no sólo habrá ganado una estrategia inteligente, intelectual y honesta creo que los colombianos estaríamos preparados para cambios realmente radicales que no sólo afecten a un barrio en Bogotá, o unas fincas en Antioquia o los recursos agrícolas de toda la Costa Atlántica.

Creo que estaríamos preparados para tomar decisiones radicales que afecten el medio ambiente, la política y la dignidad de todos nosotros como colombianos. No estoy hablando de patria, patria es un juguetico simbólico para que le llamen a uno la atención cuando se está saliendo de la fila por hambre, por dignidad o por solidaridad.

Standard